Un poco de historia, Conmemoración de los 100 años de la formación de la Primera Escuadra Nacional

El día 30 de marzo se conmemoran 100 años de que un decreto Presidencial, firmado por el General Bernardo O’Higgins dispone la creación de la Primera Escuadra Naval. Posterior a la Batalla de Chacabuco, el 12 de febrero de 1817, en que el Ejército Libertador de los Andes derrotó al Ejército realista, las fuerzas patriotas obtuvieron el control de Santiago y Valparaíso, mientras las fuerzas leales al Rey siguieron en posesión de Concepción, Talcahuano, Valdivia y Chiloé.
Después de esta vital victoria, el General O’Higgins pronunció la célebre frase que da a conocer su clara visión marítima: “Este triunfo y cien más se harán insignificantes si no dominamos el mar”, lo que se vio reflejado al asumir como tarea central de su gobierno, la formación de una fuerza naval capaz de disputar a España el dominio del mar y desalojar a los realistas del sur de Chile y de El Puerto del Callao, única forma de consolidar la independencia de los pueblos hispanoamericanos.
Al mando del Capitán de Navío Manuel Blanco Encalada, zarpó desde el puerto de Valparaíso el 10 de Octubre de 1818 salió a la caza de buques españoles que amenazaran la seguridad de los puertos y el comercio de la insipiente nación.
La Primera Escuadra se concertaba por el buque insignia navío San Martín, la fragata Lautaro, la corbeta Chacabuco y el bergantín Araucano, que con una neófita pero aguerridas tripulación, dieron a Chile una aplastante victoria en el mar el 28 de octubre de 1818, al capturar en Talcahuano en un duro combate a la poderosa fragata española Reina María Isabel.
Con este decisivo triunfo y la captura de varios transportes frente a la isla Santa María, la Primera Escuadra Nacional cumplió una verdadera epopeya, considerando que las tripulaciones con las que salió Blanco Encalada de Valparaíso eran inexpertas, no muy adiestradas y de diferentes orígenes que a fuerza de coraje se enfrentaron con la gente de la María Isabel que estaba formada por hombres expertos en la guerra en el mar y sobre todo unidos por una misma nacionalidad.
Establecido el gobierno después de la batalla de Maipú el 5 de abril de 1818 y de la victoria de su Escuadra en Talcahuano, se contrató al gran Lord Thomas Alexander Cochrane para que iniciara la ofensiva contra la flota española en el Pacífico, que permitiera enviar la Expedición Libertadora del Perú, organizada por Chile y financiada por todos los chilenos. Ello permitió enviar al Ejército a los puntos de desembarco requeridos para combatir a los españoles, bloquear sus puertos, impedir su aprovisionamiento y el reforzamiento de sus tropas y víveres, finalmente y así obtener la independencia del Perú.
El auge que en el presente siglo han tomado las comunicaciones marítimas y la explotación del mar, en busca de nuevos recursos alimenticios y mineros, nos ha hecho tomar conciencia de la importancia que tiene el país en la cuenca del Pacífico, más aún cuando Chile miembro activo en la APEC y a su vez está inserto en tres continentes: América, Antártica y Polinesia, lo que permite ejercer su soberanía e influencia en extensos espacios marítimos, donde existen ilimitadas riquezas alimenticias y mineras. Por ello es fundamental cuidar y proteger nuestras fronteras y territorios ante la ambición de países vecinos.

Ver nota original aquí

Dr.(c) Miguel Angel Rojas Pizarro.
Magister en Educación.
Magister Curriculum y Evaluación.
Profesor de Historia y Cs. Políticas.
Estudiante de Psicología UAC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *