Justicia para Karina Silva Zamora

Justicia para Karina Silva

El caso Policial que remeció el Valle del Aconcagua

 

Karina Silva tenía 23 años recién cumplidos cuando salió de su casa un 16 febrero del año 2008 en la tranquila comuna de Cabildo y nunca más regreso. Aquella tarde se produjo una de las mayores tragedias sin precedentes en los registros policiales del gran Valle del Aconcagua. Días después su cuerpo fue hallado en una quebrada sin vida y con rasgos de haber sido violada. Vestía un peto y calzón, con lesiones de haber sido ultimada por terceros. Presentaba fractura en su cráneo y signos de estrangulamiento. Han transcurrido largos 12 años de lo ocurrido y hasta ahora su crimen aún sigue impune.

 

Karina Andrea Silva Zamora, egresada de Pedagogía en Química y Ciencias Naturales, fue encontrada muerta en una quebrada en el sector de Guayacán, costado del camino que une Cabildo y Putaendo. En la actualidad en dicho sector a orilla del camino, se levanta una bella animita en su memoria para recordamos que, a Karina, se le arrebato su vida al igual que a muchas mujeres. Femicidios que quedan en la impunidad. Ya en este año contamos seis y eso que nos encontramos recién a mediados del mes de febrero.

 

Este caso en particular, quedo en manos de la justica, que realizo diligencias para ubicar a los culpables. Cosas curiosas dentro de la investigación policial, que trascurrido doce años aun no arroja resultados, encontrándose este caso archivado. Dentro de la investigación encontramos cosas muy extrañas, como, por ejemplo: el “mágico” acierto de Hernaldo «Toño» Santibáñez, quien, al primer intento, llevó directamente al grupo de búsqueda hasta el cadáver de su prima entre las quebradas de muy difícil acceso. Siguiendo con las extrañas circunstancias que presenta esta investigación, sólo horas después del hallazgo de los restos mortales de Karina, La familia de Juan Bautista Huerta amigo de «El Toño” presentó una denuncia por presunta desgracia. Bautista al escuchar por radio que Karina había aparecido asesinada, entró en pánico, y huyó de la casa comento su familia. En la misma ruta que une cabildo con la comuna de Putaendo, 50 días después fueron encontrado los restos de Juan Huerta.  Al parecer se suicidó tras ingerir un fuerte pesticida.

 

La PDI obtuvo una muestra del ADN de Huerta y lo compararon con el del líquido seminal encontrado en el cuerpo de Karina. Este coincidió, esto probaría que la joven fue violada, al menos, por este sujeto. Aun queda otra muestra de fluido seminal que, a la fecha, no se ha podido identificar a quien pertenece.

Después de doce años de este brutal crimen, el paso del tiempo complica aún más el hallazgo de los asesinos, especialmente ante el riesgo que los sospechosos abandonen el país o las evidencias sean borradas por el paso del tiempo y el olvido de la justicia y las autoridades. Según el Código Penal chileno, es la Fiscalía la encargada de dirigir las acciones de la policía.

 

 

 

El Chile de hoy, posee grandes contrastes, por un parte observamos los notables avances en carreteras, infraestructura, economía. Plena modernidad en este siglo XXI en el plano material, pero en lo social y espiritual aun nos encontramos en la edad de las cavernas. Siendo un lugar hostil, inseguro, injusto y desigual para las mujeres. La violencia contra mujeres, desgraciadamente, sigue siendo un fenómeno, que afecta a mujeres de todas las edades y que muestra cuán lejos estamos aún, pese a los grandes esfuerzos que se han realizado estos últimos años en políticas públicas pero que aún son insuficientes. La indolencia parece ser también una característica de nuestras autoridades, especialmente si se trata de delitos de género, como el feminicidio. Esta semana algunos parlamentarios se encuentran mas preocupados de las portadas de los cuadernos Colon que las portadas de los diarios que lamentablemente informan que el pasado lunes en Mulchén región del Biobío, una mujer fue asesinada presuntamente por su expareja, quien la habría degollado para luego incendiar la morada.

 

Karina Silva Zamora, era una joven profesional, cumpliendo sus sueños, como egresada de pedagogía en Química iba entrar a trabajar como docente al Liceo Municipal de Cabildo, siendo la primera profesional de su familia, pero sus sueños fueron arrebatados de golpe y los culpables aún siguen impunes, escondidos en las sombras. Esta columna es un humilde homenaje a una mujer, futura profesora llena de luz, luz que lamentablemente fue apagada por la barbarie humana, pero igual que el Ave Fénix, dicha luz renacerá trayendo justicia y jamás será opacada por el olvido. En la próxima conmemoración del Dia de la Mujer, en marzo, efeméride importantísima en la reivindicación de la mujer en la sociedad. Es importante que la desbordante voz de Karina, pidiendo justicia de Karina y de todas las mujeres asesinadas, no sean acalladas y suenen como un canto armónico lleno de esperanza.

 

No es suficiente afirmar que la «Justicia tarda, pero llega». La Justicia que no se ejerce cuando corresponde, ya es injusta» Pierre Dubois

 

Columna Publicada por el Diario El Trabajo 27 de febrero 2020

 

 

Diario El Observador. Región Valparaiso 11 de marzo 2020

Diario El Observador. Región Valparaiso 11 de marzo 2020

 

Ph.D(c) Miguel Angel Rojas Pizarro.

Director L.V.R Consultores 

Psicólogo/ Profesor de Historia y Cs. Políticas.

@lvrconsultores2 @marojas007

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *